domingo, 21 de octubre de 2012

El valor de las promesas

Tendemos a prometer con demasiada facilidad...

 con la misma facilidad con la que nos acostumbramos a no cumplir estas promesas....

El valor de las promesas se ha deteriorado por completo en esta sociedad que nos rodea; sean promesas de amistad, sean de amor, sean de nuestros representantes políticos, sea en el trabajo, en los estudios o con cualquier otro ámbito que pertenece a una parte de nuestra vida.
Todos hemos sufrido una grave traición o decepción que se basa en el incumplimiento de una promesa, pero lo que es más grave es que todos y cada uno de nosotros también hemos dejado promesas incumplidas en este mundo. Entonces... ¿Por qué nos empeñamos en seguir prometiendo? y mas aún , a sabiendas que no estamos totalmente seguros de cumplirlo... Sería todo mas sencillo si simplemente nos limitaramos a vivir aquello que nos toca día a día, siendo capaces de darnos cuenta cuáles son nuestras limitaciones y solo sellarnos en compromiso cuando se esta totalmente seguro de que vas a dejarte la vida en el mismo... o quizás es que ¿pensamos cuando la hacemos que nos dejaremos la vida en ello? 
Yo le digo a todos aquellos que prometen con mucha facilidad que ...no están obligados a hacerlo.
Y yo me pregunto ¿Como me creí que iba a cumplirlo? ¿Cómo pensé que mis promesas solo dependían de mí? y lo que es peor ¿Cómo creí que él cumpliría sus promesas simplemente porque me lo habia prometido? ¿Como pude aventurarme en relaciones que se basaban en promesas?  ¿Cómo no supe que pagaría un precio demasiado alto por ello?
Simplemente, la ilusión por algo que anhelamos, por algo que vive en nuestros sueños nos hace ser demasiado optimistas en la visión de nuestro futuro, sin darnos cuenta de que todo debe ser natural, nada debe basarse en algo que no existe pero podría existir... en algo que necesitas pero aún no te ofrecen,...
Por todo ello, las promesas son innecesarias, por todo ello, es mejor aceptar que las cosas son tal y como estan ahora creadas y si van a mejorar no será como consecuencia de promesas sino de voluntades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada